Varices durante el embarazo

Las venas varicosas, también llamadas varices, aparecen comúnmente durante el embarazo.

Aparecen con más frecuencia en las piernas, aunque algunas mujeres también pueden encontrárselas que se produzcan en el canal de nacimiento y en la vulva.

Las hemorroides son un tipo de venas varicosas.

Varices durante el embarazo

Varices y embarazo

Las venas varicosas son venas hinchadas en la capa de debajo de la piel, causadas por el aumento de sangre que se produce durante el embarazo, resultante de la hormona progesterona, que también suaviza el tejido de las venas, y el peso del útero en crecimiento que ejerce presión sobre las venas de las piernas y disminuye el flujo de sangre.

Para algunas mujeres, las varices son simplemente una mancha azul o púrpura en las piernas. Para otras mujeres, son protuberantes venas con sangre y necesitan aliviar la hinchazón al final del día descansando.

Si experimentas enrojecimiento, hinchazón o dolor en las pantorrillas, como resultado del flujo sanguíneo reducido puedes sufrir una condición llamada trombosis venosa. Debes consultar a tu médico tienes alguno de estos síntomas.

Cuando surgen las venas varicosas durante el Embarazo

Las varices suelen aparecer hacia el final del segundo trimestre, ya que el útero aumenta de tamaño y el peso del bebé hace presión sobre las venas de las piernas.

Venas varicosas hereditarias

Aunque las venas varicosas suelen aparecer durante el embarazo, también parecen ser hereditarias. Si te preocupa que surjan, una buena opción sería preguntarle a tu madre si ella las tuvo durante el embarazo.

Aliviar los síntomas de las venas varicosas

Si sufres de varices, debes tratar de evitar la acumulación de sangre en las piernas. Evita estar de pie durante largos períodos de tiempo. Acuéstate de lado con las piernas por encima de tu corazón para ayudar nuevamente a la circulación de tu cuerpo. Trata de no usar ropa que restrinja la circulación en la rodilla o en la ingle, lo que agravará la situación.

No está demostrado que cruzar las piernas sea causa de la aparición de venas varicosas, pero parece probable que las haga empeorar si ya las tiene. El masaje en las piernas puede ayudar a la circulación de la sangre y prevenir la formación de las venas varicosas. Sin embargo, si se masajea el área con varices cuando ya se han formado, aumentará el flujo de sangre en las piernas y empeorarán.

Tener venas varicosas en la vulva puede ser desagradable y doloroso. Al igual que las hemorroides, aplicar una compresa fría, como una bolsa de hielo puede proporcionar alivio. El uso de toallas sanitarias empapadas en agua de hamamelis y enfriadas en el congelador puede ser un recurso efectivo. No se producirán complicaciones en el parto por tener venas varicosas en la vulva, y éstas desaparecerán después de que nazca el bebé.

Prevenir las venas varicosas

No es posible evitar completamente la formación de venas varicosas durante el embarazo, pero se puede tratar de minimizar las condiciones que las provocan. Usa medias de soporte para la maternidad y descansa con las piernas levantadas para impedir que la sangre se acumule en las piernas. Se aconseja ponerse las medias en la cama antes de levantarse por la mañana, ya que se evitará la acumulación de sangre en las piernas antes de ponérselas. Una faja de embarazo ayuda a prevenir la formación de venas varicosas en la vulva.

Cuida de tu dieta y asegúrate de que no estás comiendo demasiada sal ni engordas demasiado. La vitamina B6, piridoxina, también puede ayudar. Comprueba si la vitamina prenatal contiene esta vitamina. El ejercicio diario beneficiará no sólo a la digestión, sino que mantendrá a la sangre en circulación por todo tu cuerpo.

Varices durante el embarazo

La medicina alternativa

Existen algunos métodos que son utilizados como medicina alternativa para ayudar a disminuir o eliminar las varices durante el embarazo. Son los siguiente:

  • Acupuntura: Un practicante hábil puede ser capaz de aliviar los síntomas y mejorar la circulación sanguínea.
  • Aromaterapia: Consulta con un profesional en aromaterapia sobre el uso de aceites esenciales para aliviar los síntomas de las venas varicosas. Pueden ser aplicados de forma local o mediante masaje.
  • Dieta: Consumir una dieta rica en fibra reduce el estreñimiento y alivia a las venas varicosas. Trata de comer semillas de girasol y germen de trigo, los cuales son ricos en vitamina E. También puedes tomar un suplemento de vitamina E para reparar los capilaries rotos. La vitamina C puede reforzar los vasos sanguíneos y se puede encontrar naturalmente en muchos cítricos. Remolachas crudas, ralladas o en jugo puede fortalecer el hígado. Evita los productos que contienen aloe vera.
  • Herboristería: Consulta con tu médico y un herbolario sobre el uso de castaño de Indias castaño, ortiga, bolsa de pastor, hierba de San Juan y la milenrama para mejorar el flujo de sangre. Un ungüento que consiste en la consuelda, el plátano y la milenrama también puede ser beneficioso. Un ungüento hecho de castaño de Indias puede aplicarse tópicamente para aliviar el dolor.
  • Homeopatía: Hamamelis 6X tomado tres veces al día durante una semana puede proporcionar alivio en el dolor de las venas varicosas. Detén el tratamiento cuando los síntomas mejoren o consulta a tu médico o homeópata. Pregúntale a tu médico u homeópata acerca de tomar Calcarea fluorica 6X para aumentar la elasticidad de los tejidos para prevenir recaer.
  • Shiatsu: Un practicante hábil puede ser capaz de aliviar los síntomas y mejorar la circulación sanguínea.