Láser para las varices

La cirugía con láser para varices funciona enviando ráfagas muy fuertes de luz hacia la vena, lo que hace que la vena lentamente se desvanezca y desaparezca.

Los láseres son muy directos y precisos y sólo dañan la zona a tratar.

Láser para las varices

Todos los tipos de piel sean del color que sean, pueden ser tratados con seguridad con rayos láser. La tecnología láser se considera la más eficaz y con menos efectos secundarios. La cirugía con láser es más cómoda para los pacientes porque no se utilizan agujas ni se hacen incisiones.

Cuando el láser golpea la piel, el paciente sólo siente un golpe pequeño y la piel no sufre porque es aliviada mediante un enfriamiento anterior y posterior a la aplicación del láser. Puede haber algo de enrojecimiento o hinchazón de la piel justo después del tratamiento, pero esto desaparece en unos pocos días.

La piel también puede adquirir cierto color, pero esto va a desapareciendo en solo una o dos semanas. Los tratamiento suelen durar entre los 15 y los 20 minutos y dependiendo de la severidad de las venas, son necesarias de dos a cinco sesiones para eliminarlas por completo. Los pacientes pueden volver a sus actividades normales inmediatamente después del tratamiento.

Tipos de láser para varices

Hay varios tipos de láser que se pueden ser utilizados para tratar las venas varicosas y las arañas vasculares tanto en las piernas como en la cara u otras zonas del cuerpo. Será el médico el que decidirá cuál es el mejor para tratar tu caso concreto. Algunos de los láseres utilizados para tratar las venas incluyen el láser de color amarillo claro, la luz láser verde y otros sistemas de luz pulsada intensa. Por lo general los seguros médicos no suelen cubrir estos tratamientos porque se consideran estéticos.

Aunque el tratamiento láser aún no es utilizado en tantas ocasiones como la escleroterapia (esclerosis vascular), algunos médicos creen que puede llegar a convertirse en el estándar para el tratamiento de las venas varicosas. No es muy invasivo y se puede realizar en el consultorio de un médico. Este método implica la colocación de un catéter especial o un tubo muy pequeño en la vena. Una vez dentro, el catéter envía energía de radiofrecuencia para hacer que la pared de la vena se contraiga y se cierre. El único efecto secundario es una ligera magulladura.

La cirugía se utiliza principalmente para tratar las venas varicosas muy grandes.

Efectos secundarios del láser en varices

Los efectos secundarios graves o las complicaciones con esta cirugía son poco frecuentes. Sin embargo, cuando se utiliza anestesia general, hay siempre un riesgo de complicaciones cardiacas y respiratorias. Los riesgos son similares a los de la escleroterapia, el sangrado y la congestión de la sangre puede ser un problema, pero la sangre recogida por lo general se asienta por sí misma y no requiere ningún tratamiento adicional. También es posible que se genere infección de la herida, inflamación, hinchazón y enrojecimiento.

Láser para las varices

Ligadura quirúrgica

Esta cirugía también puede dejar cicatrices permanentes. Una complicación muy común es el daño del tejido nervioso alrededor de la vena tratada. Las pequeñas arañas vasculares son difíciles de evitar cuando se eliminan las varices. Este daño puede causar entumecimiento en pequeñas áreas de la piel, ardor, o un cambio en la sensación alrededor de la cicatriz quirúrgica.

Flebectomía ambulatoria

Con esta cirugía se utiliza una fuente de luz especial que marca la ubicación de la vena. Se hacen pequeñas incisiones en la vena, y luego con ganchos quirúrgicos, la vena se extrae de la pierna. Esta cirugía requiere anestesia local o regional. La vena normalmente se elimina en un solo tratamiento. El efecto secundario más común es una ligera magulladura. En comparación con la cirugía tradicional, la flebectomía ambulatoria permite la eliminación de venas varicosas muy grandes mientras que deja cicatrices muy pequeñas. Los pacientes pueden volver a sus actividades normales el día después del tratamiento.