Trombosis Venosa

La trombosis es la formación de un coágulo de sangre (trombo) en un vaso sanguíneo, obstruyendo el flujo de sangre a través del sistema circulatorio. Cuando un vaso sanguíneo se lesiona, el cuerpo utiliza las plaquetas para formar un coágulo de sangre.

Las plaquetas realizan esta función porque el primer paso en la reparación del problema es evitar la pérdida de sangre.

trombosis venosa profunda

En los casos en los que este mecanismo de defensa hace que la sangre se coagule demasiado, y el coágulo se desprende, se forma un émbolo. El tromboembolismo es tanto la trombosis como su principal complicación, que es la embolización.

Cuando un trombo ocupa más del 75% de la superficie del lumen del flujo sanguíneo de una arteria, en el tejido se reduce lo suficiente como para causar síntomas debido a la disminución de oxígeno (hipoxia) y la acumulación de productos metabólicos como el ácido láctico.

Más del 90% de obstrucciones pueden dar lugar a la anoxia, que es la privación completa de oxígeno, y por tanto el infarto, un modo de muerte celular.

Trombosis venosa profunda

La trombosis venosa profunda (TVP) es una condición en la que se forma un coágulo de sangre (trombo) en una o más de las venas profundas del cuerpo, generalmente en las piernas. La trombosis venosa profunda puede causar dolor en las piernas, pero a menudo ocurre sin ningún síntoma.

La trombosis venosa profunda puede desarrollarse si se está quieto por mucho tiempo, como al viajar en avión o en coche, o si se tiene ciertas condiciones médicas que afectan a la coagulación de la sangre.

También es una condición grave porque un coágulo de sangre que se forma en la vena puede romperse y viajar a través del torrente sanguíneo y se alojarrse en los pulmones, bloqueando el flujo sanguíneo (embolia pulmonar).

Síntomas de trombosis

En aproximadamente la mitad de todos los casos, la trombosis venosa profunda ocurre sin ningún síntoma perceptible. En los casos en los que hay síntomas de la trombosis, éstos pueden ser:

  • Hinchazón en la pierna afectada, incluyendo inflamación en el tobillo y el pie.
  • El dolor en la pierna, lo que puede dar lugar a dolor en el tobillo y/o el pie. El dolor suele comenzar en la pantorrilla y se puede sentir en forma de calambres.
  • Calor en el área afectada.
  • Cambios en el color de la piel, como palideciendo tomando matiz rojo o azul.

Si crees que puedes estar desarrollando signos o síntomas de trombosis venosa profunda, consulta al médico para obtener orientación. Si desarrollas signos o síntomas de una embolia pulmonar (una complicación potencialmente mortal de la trombosis venosa profunda) busque atención médica inmediatamente.

Síntomas de una embolia pulmonar

  • Aparición súbita inexplicable de la falta de aliento.
  • Dolor en el pecho o malestar que empeora cuando se respira profundamente o al toser.
  • Aturdimiento, mareo o desmayo.
  • Pulso rápido
  • Transpiración
  • Tos con sangre
  • Ansiedad o nerviosismo

Causas de la trombosis

La trombosis venosa profunda se produce cuando se forma un coágulo de sangre en las venas que son profundas en su cuerpo, a menudo en las piernas. Los coágulos de sangre pueden ser causados por muchas cosas diferentes. En general, las causas pueden ser todas aquellas que hagan que la sangre no circule con normalidad o no coagule correctamente.

Factores de riesgo

Hay muchos factores que pueden aumentar el riesgo de desarrollar trombosis venosa profunda (TVP), entre ellos se incluyen:

trombosis venosa profunda
  • Estar sentado durante largos periodos de tiempo, como por ejemplo al conducir o volar. Cuando las piernas permanecen inmóviles durante largos períodos de tiempo, los músculos de la pantorrilla no se contraen, lo que normalmente ayuda a que no circule la sangre. Se pueden formar coágulos de sangre en las piernas si los músculos de la pantorrilla no se mueven. A pesar de estar sentado durante largos períodos de tiempo es un factor de riesgo, la probabilidad de desarrollar trombosis venosa profunda durante el vuelo o de conducción es relativamente baja. Algunas personas recomiendan tomar una aspirina para evitar este tipo de problemas en vuelos muy largos (por ejemplo de 8-10h).
  • La herencia de un trastorno de la coagulación sanguínea. Algunas personas heredan una enfermedad que hace que su sangre se coagule más fácilmente. Esta condición heredada puede causar problemas si se combina con uno o más factores de riesgo.
  • El reposo en cama prolongado, como durante una hospitalización prolongada o la parálisis. Cuando las piernas permanecer inmóviles durante largos períodos de tiempo, los músculos de la pantorrilla no se contraen para ayudar a que circule la sangre, lo cual puede hacer que los coágulos de sangre se formen.
  • Lesión o cirugía. La lesión de las venas o la cirugía puede disminuir el flujo de sangre, lo que aumenta el riesgo de coágulos sanguíneos. Los anestésicos generales utilizados durante la cirugía puede hacer que las venas se dilaten, lo que puede aumentar el riesgo de acumulación de sangre y luego la coagulación.
  • Embarazo. El embarazo aumenta la presión en las venas de la pelvis y las piernas. Las mujeres con un trastorno hereditario de coagulación están especialmente en riesgo. El riesgo de coágulos de sangre durante el embarazo puede continuar por hasta seis semanas después de que nazca el bebé.
  • Cáncer. Algunas formas de cáncer aumentan la cantidad de sustancias en la sangre que causan la coagulación de la sangre. Algunas formas de tratamiento del cáncer también aumentan el riesgo de coágulos de sangre.
  • La enfermedad inflamatoria intestinal. Enfermedades intestinales tales como colitis ulcerosa, aumentan el riesgo de trombosis venosa profunda.
  • Insuficiencia cardíaca. Las personas con insuficiencia cardíaca tienen un riesgo de TVP, porque un corazón dañado no bombea sangre tan eficazmente como un corazón normal. Esto aumenta la probabilidad de que la sangre se coagule.
  • Las píldoras anticonceptivas o la terapia de reemplazo hormonal. Tanto las píldoras anticonceptivas (anticonceptivos orales) como la terapia de reemplazo hormonal pueden aumentar la capacidad de la sangre para coagularse.
  • Los antecedentes de trombosis venosa profunda o embolia pulmonar. Si usted ha tenido TVP antes, es más probable que tengan la TVP en el futuro.
  • Una historia familiar de trombosis venosa profunda o embolia pulmonar. Si alguien en su familia ha tenido trombosis venosa profunda o embolia pulmonar, su riesgo de desarrollar TVP es mayor.
  • Tener sobrepeso u obesidad. El exceso de peso aumenta la presión en las venas de la pelvis y las piernas.
  • Ser alto. Los hombres más altos pueden ser más propensos a tener coágulos sanguíneos. En el caso de las mujeres más altas, no parecen tener un mayor riesgo, tal vez porque la mayoría de las mujeres no suelen llegar tan alto como los hombres que son altos.
  • Edad. Ser mayor de 60 años aumenta el riesgo de trombosis venosa profunda, aunque puede ocurrir a cualquier edad.
  • Fumar. Fumar afecta la coagulación de la sangre y la circulación, lo que puede aumentar el riesgo de trombosis venosa profunda.